Los que trabajamos en marketing online vemos como a menudo no son pocos los que se aventuran en Internet intentando comercializar un determinado producto.

Entre ellos existe un porcentaje numeroso de personas que, o bien animados por gente sin escrúpulos o bien por no  contar con los conocimientos suficientes creen que con una mínima o incluso nula inversión se pueden obtener cuantiosos beneficios sin esfuerzo ninguno por su parte.

¿Quién no conoce a alguien que cree que abriendo una web hecha por el mismo o su primo pretenda que le van a comprar montones de personas y hacerle ganar un buen dinero en poco tiempo? El marketing online para multinacionales tiene mucho que decir en este campo.

La realidad, por su parte, nos muestra otra faceta bien distinta y mucho más lógica. Y es que hay que enfocar la venta a la demanda y a lo que quiere el visitante potencial. No nos serviría que alguien que busca juegos de sabanas de algodon acabe en la web de una parafarmacia para comprar proteínas baratas porque carece de sentido enfocado a la compra, aunque nos generara visitas.

La realidad de los mercados

Se puede detectar, además, una dicotomía curiosa y opuesta. Por una parte tenemos la mentalidad de que todo ha de salir gratis o casi gratis, pero a la vez que cuando nosotros somos los que comercializamos los demás van a utilizar grandes cantidades de dinero para vender.

La realidad nos muestra que todo es bastante diferente, y que como en cualquier tipo de mercado comprar y vender son dos caras de la misma moneda. Si alguien va a celebrar una boda y buscamos una web para bodas tenemos la opción de contratar o no online u offline.

Para conseguir ventas hay que seguir las reglas del mercado de oferta y demanda, y al igual que pretendemos recoger buenos beneficios hemos de realizar inversiones necesarias. La diferencia en suma entre Internet y el mercado de cualquier ciudad como Londres, León, Madrid o París es nula.

Imaginemos que buscamos en Google asfaltar urbanizacion. Lo lógico es que aparezcan diferentes empresas y que haya un gasto considerable. ¿Cuál es la inversión que se requeriría para hacer rentable el conseguir un cliente que vaya a asfaltar su urbanización? Obviamente mucho mayor que aquel que quiera comprar una entrada de cine por Internet.

Y es aquí donde estrategias como el SEO o el diseño y creación de webs juegan un papel determinante.

El SEO por objetivos se ha convertido en el rey del posicionamiento web.

Cómo optimizar los recursos con el marketing online

Cuando hablamos de inversiones, hablamos en general de dos grandes áreas. La primera es la creación web y la segunda las estrategias para llevar clientes a esa web.

En el primer punto hemos de contar no solo con el diseño, sino con un auténtico marketing de contenidos y un plan de marketing de conversión. Consiste no en tener un sitio atractivo sino en que cuando lleguen los clientes potenciales den los pasos necesarios para cerrar la conversión y pasar a ser, en muchos casos, clientes definitivos.

Por ejemplo, una multinacional que quiere posicionarse por marca de muebles de diseño tiene muchas opciones de hacerlo gracias a internet si desarrolla un plan que implique estudios de mercado y de posicionamiento web. Muebles de diseño en España es un grupo de palabras fácilmente utilizables por las personas que quieren lograr información sobre cómo comprar muebles de diseño y además, en España-

Imaginemos un negocio en que se ofrecen sujetadores copa D. Obviamente nuestro objetivo puede ser doble: o vender sujetadores u ofrecer información sobre ese tipo de sujetador o ese tipo de tallas.

Si observamos detenidamente webs orientadas a este tipo de negocios nos percatamos de que, por sus precios, por las características del producto y del mercado la orientación general es a la venta online como coche de segunda mano en Internet.

Un ejemplo lo tenemos en la página de comprar lencería sensualita.es donde además, se ofrecen diferentes páginas informativas como la que hemos visto de los sujetadores copa d.

Este es un ejemplo para el concepto tallas de sujetador:

Aquí, obviamente, no se vende, pero sí permite que el cliente potencial obtenga información que le permita comprar sujetadores online en otra parte de la propia web.

Es decir, se utiliza una combinación de páginas para lograr el efecto deseado: una conversión en un caso vinculada a una compra diferida y otra en cerrar la propia compra.

Conseguir visitantes para la web

De poco sirve tener la mejor web del mundo, la más adecuada para generar conversiones, con un marketing de contenidos sensacional y una preparación óptima si posteriormente no logramos que esta de resultados porque nadie la visita.

Así, una de las claves estará en el SEM y más concretamente en el seo o posicionamiento en Internet. Esta estrategia forma parte imprescindible de cualquier plan de marketing online y debe ser implementada por nuestro consultor online o nuestra propia agencia de marketing.

Lo que buscaremos aquí no son solo visitas, sino que buscaremos visitas cualificadas que generen clientes potenciales. Si tenemos una web de parafamarcia online que vende productos de cosmética buscaremos a alguien que quiera comprar esos productos.

Por ello tenemos dos opciones, o posicionar por producto o posicionar por concepto, pero lo que está claro es que si la parafarmacia se llama «sabanas de algodon» de poco nos servirá posicionar por ese nombre.

Necesitamos, por tanto, colocarnos por palabras como somatolines, apivita o sensilis que son productos típicos de parafarmarcia, incluso por encima de la propia «parafarmacia».

Esta es una de las claves del marketing online.

Haga clic aquí para conseguir un estudio SEO de la web de su empresa